Saltar al contenido
Emigrar De Venezuela A Chile

Comidas Para Invierno

Comida Para Invierno

 

Cuando hace frío, el cuerpo quema calorías de manera natural y así genera calor corporal interno. Pero al mismo tiempo, se activan impulsos cerebrales que hacen sentir más hambre. Por lo que debemos engañar también a nuestro organismo con las comidas para invierno, para no llegar a finalizar el invierno con unos kilos de más. Comer comidas altamente calóricas puede ayudarte para sentir calor, incluso para tener energía durante el día frío, pero no queremos abusar.

En invierno, lo más aconsejable es optar por preparaciones calientes como sopas, cazuelas o verduras al horno. Los caldos son el alimento de invierno por excelencia. Ayudan al cuerpo a mantener una temperatura adecuada y además hidratan, ya que solemos beber menos agua en invierno. La sopa de pollo específicamente posee propiedades que nos ayudan a combatir infecciones respiratorias muy comunes en éste clima.

Alimentos que mantienen y aumentan la temperatura corporal, ideales para invierno

 

Los embutidos

Pueden ser consumidos a mediodía o para la cena. El jamón, las salchichas o la mortadela son ideales para la época invernal pero no se debe exceder su consumo. Contienen entre 300 y 350 calorías por cada 100 gramos. El que contiene más calorías es el salami, con 550 calorías.

Los quesos

Tienen las propiedades nutricionales iguales que la leche, sólo que contienen mayor cantidad de grasas y proteínas. Contienen vitamina B12, que es un nutriente que mantiene sanas las neuronas y vasos sanguíneos. Ëste nutriente además previene la anemia megaloblástica, que hace provocar cansancio y debilidad. Es importante consumirlo en porciones razonables y sobretodo evitar combinarlo con el pan. Existe una gran variedad de tipos de quesos, preferiblemente elige los que son bajos en grasas. por cada 100 gramos el Parmesano tiene 393 calorías, el Cheddar 381, el Brie 253, el Requesón sólo 96 y el Queso Blanco desnatado 70 calorías.

El muesli

 Son cereales y frutos secos, normalmente se acompaña con yogur, por lo que serían dos compuestos ricos en grasas y azúcar que ayudan a que la temperatura corporal permanezca en equilibrio.

Chocolate

 El chocolate más allá de lo que muchos piensan, que nos hace ganar mucho peso, es una fuente saludable de flavonoides (son los que mantienen saludable al corazón), es antibacteriano, antioxidante y alivia la depresión. Su contenido calórico y nivel de grasa lleva a limitar su consumo a sólo 30 gramos por día, por lo que preferiblemente se recomienda consumir el chocolate amargo, con mayor porcentaje de cacao, así podrás combatir el frío de una manera deliciosa.

Las verduras

Tienen alto contenido de agua, vitaminas y minerales, por lo que son una excelente manera además para prevenir enfermedades. Las verduras son irreemplazables dentro de cualquier dieta e incluso bajo cualquier estado del clima. La cebolla y el ajo tienen propiedades antisépticas y mucolíticas, por lo que ayudan a prevenir enfermedades respiratorias. La zanahoria es rica en betacaroteno, lo que nos ayuda a humectar y proteger la piel del frío. Las espinacas, acelgas y endivias que también contienen betacaroteno, contienen fibra que ayuda al tracto intestinal.

La papa

Contiene carbohidratos, vitamina C, calcio, magnesio y fósforo. En nuestro organismo, son estos compuestos los que controlan la reserva de energía, que a su vez mantienen el calor corporal. Resulta ideal para que tanto niños, jóvenes y adultos puedan alimentarse de manera saludable en épocas frías. Se puede consumir cocida al vapor, en puré, en guisos, salteadas, o al horno  y suele ser una gran acompañante de platos de carnes rojas y blancas.

El huevo

Aunque hayas oído sobre la advertencia del colesterol al consumir huevos, es un alimento muy recomendado también debido al número de minerales que nos aporta, como el zinc y el selenio, beneficiando directamente nuestro sistema inmunológico. El huevo es un alimento que sirve de base para muchas comidas deliciosas que en invierno nos caen de maravilla: crepes, tortillas, bizcochos y más.

Pasta

La pasta es también una muy buena opción para el invierno, pero se debe tener algunas precauciones. La cantidad que ingieres debe ser correspondiente a una porción (media taza de pasta cocida). Se debe evitar acompañarlas por salsas muy condimentadas y carnes. Hay que moderar la cantidad de queso.

Menú ideal para Invierno

Yogurt Con Frutos Secos

Desayuno

Yogur. Puede ser combinado con frutos secos como pasas, nueces y almendras. Son ricos en vitamina E y te aportan alrededor de unas 600 calorías.

 

 

Tortilla EspañolaAlmuerzo

Tortilla española. Hecha con papas y cebolla, aportará a tu cuerpo unas 150 calorías. Para una persona, se hace con un huevo (70 calorías aprox) y una cucharada de aceite (50 calorías). Puedes acompañarla con una ensalada de vegetales, crudos o cocidos, te dará las calorías necesarias para que no sientas frío aunque el termómetro marque bajas temperaturas.

 

Sopa De Pollo

Cena

Sopa caliente de pollo y vegetales (130 calorías aprox.), o un plato con diferentes quesos y embutidos. Debido a la cantidad de grasas de los embutidos son ideales para comer durante el invierno, porque aportan una reserva de calorías al organismo.

 

Bebidas para invierno

Té Caliente

Té Caliente

Estar hidratado siempre será más conveniente, no sólo es para cuando sientas calor. Además en época de invierno ayuda mucho para aliviar la mucosidad. Pero dado que el frío nos hace sentir menos sed, es importante tomar líquidos al menos en infusiones que nos mantendrán calientes.

El té caliente suele ser un gran aliado para nuestro organismo durante el invierno. Entre tantas versiones puedes optar por un té negro con limón, un té de manzana con canela, un té de orégano o simplemente un té verde o de manzanilla. Cualquiera de ellos es recomendados para tomar durante el día y así sopesar el mal del frío.

Cualquier cosa que introduzcas en agua caliente, la convertirás en infusión, por lo que hay infinidad para elegir.

Vino

El alcohol siempre lo han visto como un buen aliado en invierno, pero también hemos oído que debilita nuestro sistema inmune y nos deshidrata. Lógicamente nos hará daño si acudimos a él de forma recurrente y desesperada para entrar en calor. Pero una o dos copas de vino en una noche de heladastemperaturas nos hará sentir un calor muy agradable en nuestro cuerpo.

Jugos de frutas cítricas

Las naranjas o mandarinas son excelentes para consumir en invierno, debido a su alto contenido de vitamina C y por ende ayuda a prevenir los síntomas del resfriado. Es recomendado también tomarlos en las mañanas.

Igualmente el café, tomado con moderación es una de las principales bebidas con más seguidores en invierno. Hay diversas opciones para tomarlo, sólo, con leche, saborizado, descafeinado o sin azúcar.

Recomendaciones alimenticias y de salud para el invierno

  • Durante el invierno nuestro organismo funciona un poco más lento, por lo que no debes olvidar que requiere comidas más livianas y convenientemente comer al menos 2 horas antes de irte a dormir. Comer en grandes cantidades no combate el frío.
  • El consumo excesivo de alimentos ricos en grasas saturadas (como los embutidos y los quesos) incrementa los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que aumenta la viscosidad de la sangre y dificulta su circulación en nuestro organismo.
  • Si enfermas por alguna infección respiratoria y debes tomar antibióticos, refuerza tu flora estomacal consumiendo yogur y mucha fruta fresca.
  • Consume miel en lugar de azúcar. Te aportará más energía y mejora la salud del tracto respiratorio.
  • Aumenta el consumo de vitamina A en tu dieta (leche, queso fresco, huevo), evitarás grietas en tus labios y protegerás tu piel.
  • Debido a la poca luz solar, disminuirá la incorporación de vitamina D en tu organismo, por lo que puedes consumir atún, salmón o sardinas para compensar. Elige consumir carne de res, cerdo u otras preferiblemente a la parrilla.
  • Consumir alimentos y frutas de temporada siempre nos vendrá bien, ya sea porque los conseguiremos más frescos y de buena calidad, o porque siempre serán más económicos y fáciles de encontrar.
  • Lo importante es saber mantener el equilibrio para nuestra salud y aprovechar al máximo los días fríos, que lejos de ser grises y apagados, puedas sacarle el mayor provecho y disfrutarlos mientras sigues con tu día a día.